Cada día

Cada día (782)

Valora este artículo
(1 Voto)

Unidos Podemos debería hacer una lectura atenta del excelente reportaje publicado por El Mundo*, donde se revela el papel jugado por la agencia de marketing electoral The Messina Group − la misma que asesoró a Obama y a Macri− en la victoria del PP en las pasadas elecciones. Gracias al eficaz trabajo de estos mercenarios de la política, los españoles vamos a tener que padecer cuatro años más de políticas de austeridad y recortes sociales. Así que toca dar a aquéllos la enhorabuena y a éstos el pésame.

La lección a sacar es que no basta con retórica y propaganda, ni siquiera con tener razón (los resultados electorales no dan la razón, dan el poder): hay que saber entender y usar los mecanismos del sistema electoral, aunque no se esté de acuerdo con como está diseñado, para obtener resultados electorales en circunscripciones concretas porque sin la victoria no va a haber forma de cambiar de políticas ni de sistema electoral.

*Link al reportaje de El Mundo sobre el papel de TMG en la victoria del PP: http://www.elmundo.es/cronica/2016/07/03/57779fc0ca4741301d8b4609.html

Un ridículo nacional

Lunes, 27 Junio 2016 10:33
Valora este artículo
(0 votos)

Casi ocho millones de ciudadanos han votado al PP encantados con un partido tan corrupto que parece banda de maleantes más que fuerza política. Cinco millones han votado a Unidos Podemos, transformada en holograma por las encuestas, pues un millón de quienes la votaron el 20D se han quedado en sus casas mostrando su real compromiso con el progreso del país: ninguno. Cinco millones han seguido votando al PSOE, colaborador necesario en las políticas de austeridad y recortes y segundo en el ranking de corrupción, y están felices porque el otro millón se haya quedado en casa. Tres millones han votado a Ciudadanos, la versión ligth de las mismas políticas pro austeridad, varios cientos de miles de cuyos votantes han regresado obedientemente al redil del PP tras la invocación del peligro rojo.

Y todo ello en medio de una gran palabrería patriótica. Esta es una de esas ocasiones en que un país entero hace un ridículo nacional.

Valora este artículo
(0 votos)

El resultado de las elecciones en España ofrece una radiografía de la sociedad española que las fuerzas que aspiran a desplazar al establishment que lleva décadas malgobernando el país han de analizar para que esa posibilidad de transformación no se quede en sueño de una noche de verano.

La sociedad española es hija de un miedo impreso a sangre y fuego por siglos de intolerancia y pedagogía de la resignación. Basta invocarlo, aunque sea recurriendo a espantajos artificiales como transformar a Venezuela en una especie de circunscripción electoral fantasma, para que a pesar de la indignación por abusos y corrupciones buena parte del electorado compre el discurso del orden y amplíe la victoria del corrupto PP. Unidos Podemos ha mantenido su fuerza, pero debe desarrollar una política que sea capaz de incorporar no sólo a los adeptos. Ha de hacerlo sin traicionarse, pero si no lo hace no habrá posibilidad real de cambio.