Libia: un balance

Sábado, 22 Octubre 2011 01:00
Valora este artículo
(2 votos)

 

El pasado mes de marzo, los presidentes Zapatero y Cameron, al pedir el apoyo de sus respectivos parlamentos a la intervención de la OTAN en Libia, afirmaban que “el objetivo no es derrocar a Gadafi” sino proteger a la población civil. Lo mismo que decía Obama. En abril, Cameron, Obama y Sarkozy decían que seguirían en Libia “hasta que Gadafi abandone” (¿se referían al poder o a este mundo?). Después,  Cameron y Sarkozy propugnaba “arrestar y juzgar a Gadafi” (¿pero el hecho de arrestarle no sería ya un derrocamiento?).

Visto que la OTAN no se ha bombardeado a sí misma para proteger a la población civil de Sirte de sus propios bombardeos, visto que  ha seguido atacando a los gadafistas cuando estaban acorralados y que, al final, Gadafi ha sido asesinado, se puede concluir que el objetivo de la OTAN era precisamente derrocar a Gadafi. Una prueba más de que los líderes mundiales tratan a sus ciudadanos como si fueran imbéciles.

 

Los violentos

Viernes, 21 Octubre 2011 03:03
Valora este artículo
(1 Voto)

Ayer fue una de esas jornadas que parecen la radiografía de una época. La organización terrorista ETA anunciaba el fin de 43 años de atentados sin obtener ninguna concesión política. Mientras en Sirte el dictador Gadafi era ejecutado por los rebeldes luego de ser herido por la OTAN. ETA dice adiós con 800 asesinatos  y miles de vidas destruidas. Una montaña de terror para nada. Gadafi ha sido asesinado tras años de tiranizar a su pueblo y viendo cómo las potencias que le aplaudían como represor del islamismo armaban ahora a sus enemigos y bombardeaban a sus leales.

Europa se reserva la paz para sí, pero dignifica la guerra. Son sólo las violencias devaluadas políticamente las que se rinden o se eliminan. Es el turno de los violentos de conciencia tranquila, los que matan en nombre de los valores en alza. Nadie, más allá de los allegados, va a llorar por sus víctimas. Si no, que les pregunten a los civiles bombardeados en Sirte.

La hipocresía medra en el olvido

Jueves, 20 Octubre 2011 05:00
Valora este artículo
(2 votos)

Lo malo de los malos tiempos es que afectan gravemente a la memoria. Los seres humanos, sometidos a la presión de las carencias económicas, la incertidumbre  y el miedo, se desentienden de todo pasado que no sea el inmediato. Es la hora de la fatídica frase “hay que hacer lo que sea para salir de esto”. Un grito desesperado que puede servir de máscara a los hipócritas.

Las encuestas predicen la victoria de la derecha en las próximas elecciones españolas. De confirmarse, la llegada al poder del PP sería ese fatal “lo que sea”, también un  triunfo de la hipocresía :  la derecha creó la política de entronización de los mercados (a los socialistas hay que reprocharles el haberla seguido) y durante ocho años ha desetabilizado irresponsablemente el Estado y dificultado la resolución de graves problemas del país, como el terrorismo. ¿Ahora la solución es ella? La amnesia de la crisis puede darle lo que no ha sabido ganar por sí misma.