Tan razonables

Martes, 06 Diciembre 2011 05:10
Valora este artículo
(7 votos)

Los lugares comunes son como el alcantarillado de la ciudad: necesarios para desaguar los malos humores, pero poco recomendables para vivir en ellos. Asfixian. Hoy sabemos la gravedad de los problemas que la Humanidad afronta pero, en vez de tomar medidas que vayan a su raíz, se toman medidas razonables. Ese es el gran lugar común: “no ser radical sino razonable”.

El problema es que la razón no es una sino muchas. No existe una sola lógica. Y las medidas que parecen tan razonables a quienes detentan el poder pueden ser disparatadas para la mayoría de la Humanidad. Consolidar lo destruido en la Amazonia, como se propone en Brasil. Imponer un nuevo tratado europeo excluyente, como pretende el dúo recortador franco-alemán. Aplazar las medidas contra el calentamiento, como hacen EE.UU y  China. Son medidas que van a llevarnos razonablemente a la catástrofe. Como repintar la fachada cuando fallan los cimientos de la casa.

Cocodrilos

Lunes, 05 Diciembre 2011 04:38
Valora este artículo
(5 votos)

Sólo faltaba, para que la clase política italiana acabara de convertir el drama de Italia en tragicomedia bufa, que la ministra de Trabajo del nuevo gobierno de tecnócratas se echara a llorar al anunciar los recortes sociales que ella misma ha aprobado. Bueno, pues ayer ocurrió.

La supuesta muerte de las ideologías (o sea, la imposición de la ideología conservadora disfrazada de orden natural) ha dejado el campo libre a la gesticulación teatral. Ya no se pide justicia (quizá porque no se espera tenerla) sino disculpas. Se mata a civiles en bombardeos, se usa el dinero de todos en beneficio propio, se rebajan salarios o  deteriora la sanidad pública. Luego se explica que no había alternativa y se pide perdón, porque en estos tiempos hay que apiadarse de las víctimas, empezando por las que uno causa. ¿Por qué tendrán los cocodrilos mala prensa? Lloran tan sinceramente como muerden, ellos sólo son parte del orden natural.

Golpe de estado continental

Domingo, 04 Diciembre 2011 05:33
Valora este artículo
(3 votos)

Se habla de refundar Europa cuando en realidad se la desfonda. Se quita soberanía nacional para transferirla a quienes se pliegan a los mercados, abriendo un agujero negro que puede tragarse, en dos o tres años, lo que ha costado siglos construir: un orden social donde los ciudadanos no quedaran a merced absoluta de la codicia de los ricos, la intolerancia de los fanáticos y los abusos de los gobernantes.

Con prisas propias del timador que intenta que su víctima no vea que la está robando, se quiere imponer una Europa sin sueños y, peor aún, imponer los límites legales para que nunca vuelva a soñar. La crisis es la excusa para un autogolpe de estado encubierto, que se pretende dar simultáneamente en los 27 estados de la Unión Europea. Un golpe enmascarado hipócritamente por Merkel, Sarkozy y adláteres, quienes bien merecen aquel necio elogio de Sancho Pánza: “¡Oh, humilde con los soberbios y arrogante con los humildes!”.