Valora este artículo
(2 votos)

Esta semana ha muerto en Rabat el coronel Mohamed Bargach y en España sólo el diario Hoy de Extremadura se ha hecho eco de la noticia. Sin embargo, en la figura de este septuagenario de energía inagotable y apasionado de la Historia se resumía buena parte del drama histórico de España.

Descendiente de moriscos españoles extremeños refugiados en Marruecos en 1610, cuando el rey decretó la expulsión de todos moriscos, su antepasado Brahim Vargas (su apellido se afrancesó después en Bargach) fue el primer gobernador de la república pirata de Rabat, fundada y gobernada durante medio siglo por aquellos españoles víctimas del odio religioso. Mohamed supo mantener el recuerdo de sus orígenes y logró hermanar las ciudades de Rabat y Hornachos, villa de origen de su familia. Su invisible partida es otra desmemoria de España, un país que no sólo envía a sus hijos al exilio, sino que los sepulta de por vida bajo la losa del olvido.

Jose Manuel Fajardo

Mohamed Bargach, retratado por Daniel Mordzinski
en el libro “La senda de los moriscos”,
de José Manuel Fajardo y Daniel Mordzinski.
(Lunwerg Editores, 2009. Barcelona)

Valora este artículo
(1 Voto)

Lo que está sucediendo en Gaza es un crimen y el número de víctimas civiles, la irrefutable prueba de cargo. Pero las legítimas protestas contra ese horror no pueden convertirse a su vez en semillas de nuevos horrores. Al calor de la indignación medran insultos y argumentos de un repugnante antisemitismo y el odio a los judíos ya arrastró antes a Europa al infierno.  

Ciertamente, el gobierno de Israel ayuda a reavivar ese odio al manipular el sufrimiento histórico del pueblo judío para justificar sus actos. Pero a la irracionalidad del odio hay que oponer la crítica racional y solidaria. Solidaria con las víctimas de Gaza, pero también con los ciudadanos de Israel víctimas de atentados palestinos y con los que se arriesgan a defender la paz. Israel no es el pueblo judío, es un estado constituido. Hay que criticar sus políticas, no la condición religiosa o étnica de sus habitantes. Y cerrar las puertas a nuestros demonios.

Un millón de gracias

Martes, 22 Julio 2014 14:02
Valora este artículo
(2 votos)

El blog de periodismo independiente “Fuera del juego” llega al primer millón de visitas tras dos años y nueve meses de existencia. En sus 731 publicaciones he intentado comentar la actualidad con sentido crítico, pero también buscando la veracidad, sin plegarme a intereses políticos, económicos o ideológicos.

No es fácil salvaguardar la independencia de criterio cuando la opinión mayoritaria en los medios de comunicación es tan sectaria. La objetividad absoluta es imposible (todo periodista tiene su propia mirada subjetiva), pero renunciar a intentar siquiera aproximarse a ella lleva a la manipulación y la demagogia, inevitablemente. Hacen falta voces dispuestas a meter el dedo en la llaga de las posiciones que no comparten, pero también en las que les resultan más próximas. Y lectores dispuestos a apoyarlas. Un millón de gracias pues a quienes, con su lectura, han dado a este blog la dimensión que hoy tiene.