Valora este artículo
(1 Voto)

El PSOE promete, cada tanto, renovación y oír lo que dice la calle. Y cada vez vuelve a defraudar a sus electores por su incapacidad de romper con el modelo político establecido. Sus intereses partidistas (y los intereses de su burocracia de partido e institucional, en particular) le han amarrado al barco del naufragio del sistema. Por eso sus promesas ya no tienen credibilidad. Hoy por hoy, sólo cuentan los hechos.

Si el PSOE no se compromete a terminar de una vez con el modelo bipartidista, reformando la ley electoral para hacerla proporcional, todo lo que prometa ahora, presionado por el miedo a la derrota, se convertirá como tantas veces en palabras que se lleva el viento. No puede seguir pretendiendo monopolizar el espacio de la izquierda. Es hora de un diálogo entre iguales con el objetivo no de ofrecer una versión light del sistema, sino de cambiarlo. ¿Está dispuesto a eso o se trata de una nueva maniobra electoral?

Valora este artículo
(1 Voto)

Mientras Europa mostraba en las elecciones su descontento ante las políticas de austeridad, EE.UU. y la UE han seguido negociando un tratado comercial (TTIP) que, de aprobarse, puede suponer la destrucción de la ya frágil democracia europea. Las negociaciones se desarrollan en un secreto que resulta revelador, a la vista de lo poco que se sabe: que se pretende degradar las normas sociales, laborales y ambientales.

En un paso más en la deriva hacia una dictadura económica, son los propios Mercados, causantes de la crisis, los que están interviniendo a través de sus lobbys en el diseño de una supra legislación comercial que quiere sustituir la voluntad de los ciudadanos por la sumisión de los consumidores. Es urgente forzar a los gobiernos a dar información completa sobre las negociaciones y exigir que sean los ciudadanos quienes aprueben o rechacen el acuerdo en referéndum. Nos jugamos el futuro. Es hora de hablar.

*Link a la información sobre las negociaciones del TTIP: http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-05-23/el-acuerdo-secreto-que-se-negocia-en-washington-y-que-hara-inutil-tu-voto_134908/

Valora este artículo
(0 votos)

Con Podemos, gran parte del activismo que se movilizó el 15-M ha entrado activamente en política y esa es una buena noticia. Izquierda Unida por sí sola difícilmente pasará del 12% de votos, pero en alianza con Podemos podría constituir una alternativa de izquierda transformadora que pasara del 20% y obligara al PSOE a virar de verdad a la izquierda o a optar por una alianza con el PP, que sería su suicidio político.

Podemos tiene la fuerza de los nuevos movimientos de masas y un sentido de la política más abierto, pero le faltan experiencia y trayectoria. IU representa la lucha histórica de la izquierda, la experiencia parlamentaria y de gestión de poder en ayuntamientos y comunidades, pero arrastra el lastre de los errores del pasado. Ambos se necesitan y este resultado electoral, si los personalismos e intereses de burocracias de partido no median (o, al menos, median poco), puede ayudar a esa necesaria confluencia.