Valora este artículo
(0 votos)

¿Se justifica la existencia del Fondo de Cultura Económica? Por increíble que parezca, ese es el debate que los coyotes neoliberales plantean hoy en México. Una inquina contra lo público que lleva incluso a argumentos fascistoides como los de Leo Zuckermann, quien opone la subvención del trabajo académico e intelectual al apoyo a los necesitados y propone que el dinero que se invierte en la editorial se dé a “los pobres”. Como si de resolver la pobreza se tratara…

La respuesta a tan capciosa pregunta ha de ser: ¡Claro que sí! Su catálogo y su prestigio lo merecen. Ojalá que la sociedad mexicana y los lectores de habla española del mundo logren evitar la tropelía. Algunos dinamitan estatuas milenarias de Buda en nombre de una fe fanática. Otros hunden o se apropian de grandes editoriales públicas en nombre del fanatismo de una ideología que sacrifica los valores sociales en beneficio de unos pocos. Porque de eso se trata.

*Link al artículo de Leo Zuckermann a favor de acabar con FCE: http://www.excelsior.com.mx/opinion/leo-zuckermann/2014/08/28/978636?fb_action_ids=10152294408812544&fb_action_types=og.comments

Valora este artículo
(2 votos)

Los medios de comunicación españoles se hacen eco de la intención del gobierno de Rajoy de modificar, sin el acuerdo de la oposición, la actual ley electoral para que en las próximas elecciones municipales el partido más votado en cada ciudad sea el que automáticamente gobierne, aunque no haya alcanzado la mayoría absoluta. De ese modo, una minoría gobernará sobre la mayoría: la pura negación de la democracia.

Esta maniobra responde al pánico del PP a perder el poder casi absoluto que ha obtenido tras al hundimiento del PSOE y a su esperanza de lograr ser la fuerza más votada aunque sea minoritaria. Se trata de cerrar el camino como sea al avance de Podemos, Izquierda Unida y las candidaturas de los movimientos sociales. Pero al hacerlo desde el Gobierno con una reforma legal que atenta directamente contra la soberanía popular, Rajoy no sólo deslegitima las elecciones: está a punto de suicidar a la democracia española.

* Link a la noticia sobre la reforma electoral de cara a las elecciones municipales: http://politica.elpais.com/politica/2014/08/19/actualidad/1408476206_938976.html

Valora este artículo
(2 votos)

Esta semana ha muerto en Rabat el coronel Mohamed Bargach y en España sólo el diario Hoy de Extremadura se ha hecho eco de la noticia. Sin embargo, en la figura de este septuagenario de energía inagotable y apasionado de la Historia se resumía buena parte del drama histórico de España.

Descendiente de moriscos españoles extremeños refugiados en Marruecos en 1610, cuando el rey decretó la expulsión de todos moriscos, su antepasado Brahim Vargas (su apellido se afrancesó después en Bargach) fue el primer gobernador de la república pirata de Rabat, fundada y gobernada durante medio siglo por aquellos españoles víctimas del odio religioso. Mohamed supo mantener el recuerdo de sus orígenes y logró hermanar las ciudades de Rabat y Hornachos, villa de origen de su familia. Su invisible partida es otra desmemoria de España, un país que no sólo envía a sus hijos al exilio, sino que los sepulta de por vida bajo la losa del olvido.

Jose Manuel Fajardo

Mohamed Bargach, retratado por Daniel Mordzinski
en el libro “La senda de los moriscos”,
de José Manuel Fajardo y Daniel Mordzinski.
(Lunwerg Editores, 2009. Barcelona)