Valora este artículo
(0 votos)

El resultado del encuentro entre Pablo Iglesias y el dirigente de Izquierda Unida Alberto Garzón no puede ser más desalentador. A la propuesta de unidad popular de IU, el líder de Podemos responde con un arrogante “no vamos a llegar a un acuerdo electoral con IU” y abre la puerta a Garzón para que se pase a Podemos.

Se empieza a dibujar el fantasma de un partido emergente que busca reproducir las prácticas de apisonadora electoral propias de la “casta” que tanto critica. Decir del grupo parlamentario que durante décadas ha hecho frente, casi en solitario, al auge del neoliberalismo que “es un proyecto agotado” revela una mentalidad impositiva. Podemos no busca la unidad de la izquierda, sino su uniformidad bajo su hégira. Hoy más que nunca IU es indispensable para asegurar la diversidad y para espantar los fantasmas de una unificación autoritaria de la izquierda. Podemos necesita con urgencia una lección de humildad.

*Link a la crónica del encuentro entre Pablo Iglesias y Alberto Garzón: http://politica.elpais.com/politica/2015/06/24/actualidad/1435142375_074635.html

Valora este artículo
(0 votos)

El líder de Podemos, Pablo Iglesias rechaza ir con Izquierda Unida en las próximas elecciones y exige a los militantes de IU que reconozcan su error y “se salgan de ahí” para trabajar juntos. El sectarismo es la enfermedad de la izquierda ("Yo tengo razón y Tú estás equivocado, por eso Tú estás de más y o desapareces o te pliegas") y su influjo la lleva sistemáticamente bien a no conseguir llegar al poder, bien a derivar hacia el autoritarismo cuando llega.

Hay que reconocer de una vez la diversidad de la izquierda (lo que significa no creerse en posesión de la Verdad Absoluta y respetar a las otras fuerzas, tengan más o menos votos que uno) y trabajar por la unidad popular desde el acuerdo, no desde la imposición. En ese camino se suman fuerzas. En el camino del protagonismo y el desdén, Podemos sólo va a contar con sus incondicionales. La nueva izquierda corre el riesgo de repetir el más viejo de los errores de la vieja izquierda.

*Link a las declaraciones de Pablo Iglesias: http://www.eldiario.es/politica/Iglesias-IU-generales-concurrir-CCAA_0_399660216.html

Valora este artículo
(3 votos)

El concejal de cultura del nuevo Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata, ha dimitido tras el escándalo de los tuits en los que se reía de judíos y víctimas del terrorismo. Una dimisión pronta y necesaria, prueba de que la nueva izquierda sabe reafirmarse en sus valores éticos asumiendo sus propios errores (que cunda el ejemplo) y que pone de relieve el lado oscuro de la exposición en las redes sociales.

La era virtual está desarrollando una cultura de la irreflexión. Personas de acreditada cultura son capaces de publicar en Twitter o Facebook cosas que si las pensaran dos veces no harían públicas: por respeto a los otros y también por coherencia y respeto a sí mismas. Que la Red sea un sumidero de malos humores y malas maneras ejerce una pésima pedagogía social, y el caso Zapata debiera mover a un uso más sensato e inteligente de ella. Hay que evitar que esa cultura irreflexiva deteriore más unas instituciones ya endebles.