El silencio es una virtud transitoria

Viernes, 07 Octubre 2011 00:31
Valora este artículo
(9 votos)

El Nobel de Literatura tiene en ocasiones la virtud de hacer descubrir autores que muy pocos conocían. Hay prestigios consolidados en reductos de conocimiento que apenas hallan eco en el barullo del mundo. Es el caso del poeta sueco Tomas Tranströmer. Muchos apenas sabíamos de él hasta que ayer su nombre se hizo mediáticamente universal. Para los conocedores de la literatura nórdica es la consagración de la ola literaria que nos llega del frío. Para los demás, la ocasión de descubrir una literatura sutil que ha hecho del elogio del silencio su principal atributo.

“Me encuentro con huellas de pezuña de corzo en la nieve./ Lenguaje, pero no palabras”, escribe el poeta, que proclama su fascinación ante el poema que “crece, ocupa mi lugar”. Silencio frente a palabras, como una nota blanca en medio de una canción. Un necesario paréntesis. Para apreciar mejor la melodía, para que las palabras recobren algún día su sentido.

Visto 1003 veces Modificado por última vez en Viernes, 07 Octubre 2011 00:42

6 comentarios

  • Enlace al Comentario Janet Núñez Sábado, 08 Octubre 2011 16:07 publicado por Janet Núñez

    Sí. Sin duda pretendía ser un elogio, nunca una comparación. Galeano es uno de los escritores que sabe conjugar en sus escritos la sutileza de la poesía y la contundencia de la buena prosa. Tu texto me hizo recordarlo. Un abrazo.

  • Enlace al Comentario José Manuel Fajardo Sábado, 08 Octubre 2011 15:09 publicado por José Manuel Fajardo

    Gracias por el entusiasmo, Pere. Janet, ¡ya quisiera yo que lo que escribo tuviera la calidad de Galeano! Pero gracias, lo considero un tremendo elogio. Y Santiago, yo a ti te creo todo, especialmente lo que tenga que ver con China y, ahora, con Somalia. La anécdota del traductor chino de Tranströmer es muy interesante, deberías escribir algo sobre eso.

  • Enlace al Comentario Santiago Gamboa Viernes, 07 Octubre 2011 20:32 publicado por Santiago Gamboa

    ¿Me crees si te digo que soy amigo del traductor al chino de Transtromer? Es una persona muy silenciosa, por cierto. Se llama Li Li. Suena muy bien Transtromer en chino. Por eso lo conocía, y cuando Li vivía en Roma, hace unos diez años, cada mes de octubre arrugaba la frente a la espera del Nobel a Transtromer. Creo que era candidato hace unos quince años. Está muy bueno tu blog. Un abrazo.

  • Enlace al Comentario Janet Núñez Viernes, 07 Octubre 2011 10:29 publicado por Janet Núñez

    Estupenda nota, Fajardo. (La anterior me dejó sin palabras. Muy al estilo de Galeano).

    En el caso del nuevo nobel lo curioso también es que según he leído en las notas de prensa, su nombre figuraba reiteradamente entre los posibles ganadores del premio cada año y... ¡pasaba desapercibido! Esto me mueve a pensar que vivimos el mundo a tal velocidad que casi no nos detenemos en los "detalles".

    Por otra parte, no logro deducir si su condición de afásico desde hace 21 años haya sido un designio de dioses o demonios. Un cambio así puede edificar o devastar una vida. Está claro que en este hombre se cumplen algunos preceptos: sólo desde el silencio se conoce el sentido de las cosas y nada, ni siquiera la afasia hace callar a un poeta. Todo parece indicar que Tranströmer no sólo siguió edificando -se, sino que se mantuvo firme incluso por encima del lenguaje mismo. Lo leeremos!

  • Enlace al Comentario Pere Viernes, 07 Octubre 2011 08:22 publicado por Pere

    Grande Fajardo!
    Siempre señalando el camino certero.
    Hay que leer a este hombre, sin prisas y con las pausas que conlleva el silencio.
    Pere

  • Enlace al Comentario Pere Viernes, 07 Octubre 2011 08:22 publicado por Pere

    Grande Fajardo!
    Siempre señalando el camino certero.
    Hay que leer a este hombre, sin prisas y con las pausas que conlleva el silencio.
    Pere

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.