La dimisión de Zapata y la cultura de la irreflexión

Lunes, 15 Junio 2015 15:59
Valora este artículo
(3 votos)

El concejal de cultura del nuevo Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata, ha dimitido tras el escándalo de los tuits en los que se reía de judíos y víctimas del terrorismo. Una dimisión pronta y necesaria, prueba de que la nueva izquierda sabe reafirmarse en sus valores éticos asumiendo sus propios errores (que cunda el ejemplo) y que pone de relieve el lado oscuro de la exposición en las redes sociales.

La era virtual está desarrollando una cultura de la irreflexión. Personas de acreditada cultura son capaces de publicar en Twitter o Facebook cosas que si las pensaran dos veces no harían públicas: por respeto a los otros y también por coherencia y respeto a sí mismas. Que la Red sea un sumidero de malos humores y malas maneras ejerce una pésima pedagogía social, y el caso Zapata debiera mover a un uso más sensato e inteligente de ella. Hay que evitar que esa cultura irreflexiva deteriore más unas instituciones ya endebles.



Visto 1379 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.