¡A por ellos!

Domingo, 09 Octubre 2011 01:41
Valora este artículo
(3 votos)

¿Pero hasta cuándo ese odio? Es difícil no peguntártelo. Los delegados del partido de la derecha española berreaban ante su candidato un unánime “¡A por ellos!” dirigido contra sus rivales de izquierda. Y no basta que si ganan después las elecciones ese grito no vaya a teñirse de sangre, como se teñía en otras épocas. Porque queda su eco. Un odio que reverbera en las paredes del tiempo y que no parece saciarse nunca.

No han bastado cinco siglos de imposición feroz del catolicismo a sangre y fuego. No ha bastado hacer y ganar una guerra civil, que dejó cientos de miles de muertos durante y después del conflicto. No es suficiente haber mandado al exilio a generaciones de españoles. Ni siquiera importa que su líder hable de concordia. Han bastado ocho años de pacífico gobierno de izquierdas para que su legítima discrepancia de ideas se convierta en triunfal rugido vengativo. España sigue siendo cosa suya y los demás sobramos.

Visto 2256 veces

2 comentarios

  • Enlace al Comentario José Manuel Fajardo Domingo, 09 Octubre 2011 19:52 publicado por José Manuel Fajardo

    Es que me parece dramático que los cuadros de un partido que puede llegar al gobierno (porque no era un mitin callejero sino un congreso de delegados del PP) tengan por grito "¡A por ellos!". A mí eso me preocupa porque revela un sentimiento de fondo en esa élite política que me hace desconfiar. Felizmente existe alternancia política en el gobierno del país (aunque me gustaría que no fuera siempre entre blanco y negro, pero esa es otra historia). Pero ya sería pena que este gobierno viniera a ser sustituido por otro animado en el fondo por un espíritu de revancha.

  • Enlace al Comentario No money no fiuchor Domingo, 09 Octubre 2011 17:42 publicado por No money no fiuchor

    No dramaticemos, José Manuel, ni convirtamos la guerra civil en el alfa y omega de la política o de la historia española. Puede molestarte mucho el alarido de la derecha reunida y recocida en su propio sudor pensando, entre Padrenuestro y Padrenuestro, el maná que les va a caer del cielo por todo el morrazo. Sin mover un dedo. Seamos 'popperianos' en esto: se trata del derrocamiento de un gobierno sin violencia y sin sangre, no de mostrar méritos ni programa. Y, todo hay que decirlo, un gobierno que se merece ser derrocado, porque --si no-- ¿qué nos quedaría esperar de la democracia?

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.